1 de enero de 2020

Reflexión de Julio

Atravesar el océano Atlántico no solo fue una experiencia artística enriquecedora, si no que también fue una experiencia espiritual, sanadora, donde tuve el inmenso placer de compartir con artistas y personas maravillosas con corazones llenos de amor para dar.

Pertenecer al CRECE 2019 significó conocer nuevas culturas, nuevos territorios, nuevos métodos de enseñanza, creación, relación e interacción; el proceso creativo no pudo ser más enriquecedor, desde una mirada contemporánea, sabia, experta, Michelle Man llegó a España a botar candela, y nosotros a dejarnos consumir por las brasas, encontrando caminos creativos inimaginables y estructuras corporales y visuales que se podrían describir como oníricas.

Sin duda mi mejor experiencia hasta el día de hoy.




Comparto un pequeño poema que pude escribir aún con los ojos vidriosos al momento de llegar al teatro circo price por primera vez:

Arribar a un  lugar desconocido, con las ilusiones de un niño encendidas, con las luces apuntando en todas las direcciones, con el corazón abierto y dispuesto a querer desde el primer instante, a compartir miradas y encontrar cómplices en cada una de ellas.

Arribar en un lugar, que tiene la capacidad de abrir el grifo del lagrimal y exprimirte el corazón.

Se me han dormido las manos, contener el llanto ha sido imposible; miro por la ventana y veo los sueños pasar sobre las cabezas de los peatones, miro el autobús y me doy cuenta cuan lejos estoy de casa.

Sensaciones dicotómicas.
La vida pasa enfrente de nosotros y es difícil dejarse maravillar, nos acostumbramos a los ocasos sin darnos cuenta que cada día traen un color distinto.

Prometo ser un niño, devolverme la capacidad de sorprenderme con la magia de la vida y apreciar cada detalle que mis ojos ven en el camino. 
CRECE es sin duda el mejor espacio para despegar.
¡Gracias!


30 de diciembre de 2019

Reflexión de Annika

Doing the Crece project was by far the best way i could have imagined to start my path after school. Working with Michelle Man was very inspiring and gave me a lot of new input far beyond the show we put on stage. 


The group felt like family. It was very special to perform and train together. I could learn and grow so much by being together with all of them. I look back with a lot of happiness and gratitude. 

Elecktrick!

Annika

28 de diciembre de 2019

Reflexión de Nicolás

Tuve grandes  expectativas sobre lo que podria ser el proceso creativo en este proyecto, sobre todo por que pensé tendría una gran libertad para poder tomar decisiones en el momemto de la creación artística. Esto me inquietó bastante al momento de  el "emsamble" del equipo porque Michelle traía ya con ella una idea y línea bastante definida, con lo que ella queria construir a partir del concepto electrick....entonces fue un desafío poder de alguna manera convertirme más en un  intérprete y no  tanto así en un "creador ".  Claro cuando envié mi numero —en realidad, un número de clown— pensé que podía abrir el espectro de este  personaje en diferentes situaciones. Luego realmente no fue muy así porque acabé haciendo una cosa muy diferente a lo que venia haciendo.  Luego, el  proceso fue de mucho aprendizaje en el sentido de entender cómo Michelle fue guiando y afianzando al equipo.


Creo que lo del vestuario fue, en un momento, un tema para todos, pero luego de un momento nos adaptamos y estuvo bien .

Sí entiendo que el proyecto  necesita un guía, en este caso una directora para "llegar a buen puerto", pero creo que sí es importante abrir el diálogo y la discusión en todo momento, para saber si estamos sintiéndonos bien con lo que hacemos, cómo lo vivimos desde dentro y también cómo se percibe desde afuera.

Estoy muy feliz de haber actuado en el Circo Price, de conocer al equipo de produción, a la gente de Carampa y a los muchachos de las escuelas de circo.

Ha sido una experencia, en fin, enriquecedora e importante para mí.

Muchas gracias por hacernos sentir bien en todo momento, por la sinceridad y por el cariño.

Nicolás

27 de diciembre de 2019

Reflexión de Michelle

La luz de Electri(c)k es protagonista

Me preguntas si la luz es protagonista, y te contesto con otra pregunta: ¿Es el cuerpo que desvela la luz, o la luz que desvela el cuerpo? 

Foto: Guillermo Laplaza Torre

Si hablamos de un circo contemporáneo supuestamente despojado de jerarquías tradicionales, de creaciones hechos desde esfuerzos colectivos y poesías compartidas, pretendo que no haya lugar para protagonistas. Lo que sí, para esta edición de Crece, tomé la luz como punto de partida, como vaso comunicante para ir conociendo las artistas antes de encontrarnos en la pista para explorar y crear. Les invité a reflexionar sobre sus experiencias y memorias con la luz, con la intención de descubrir sus fascinaciones, inquietudes y experiencias en luces deslumbrantes y luces atenuantes. Subsecuente, nuestras conversaciones desvelaron observaciones y anécdotas que aportaron mucho a la masa poética de este trabajo. Estas mismas narrativas, captadas en grabaciones, fueron importadas y manipuladas por el compositor JJ Lyon, resultando en unos soundscapes que llevaron la experiencia de la luz al ojo del oído.

Con el título Elektri(c)k jugaba entre idiomas y con el ‘trick’ o el truco que contiene en su escritura. Tanto en los elementos de una composición, o en el empuje conceptual de un circo está enclavado el truco, creando modos de hacer y pensar a partir de la ilusión, el engaño, y la seducción. De una manera parecida, la luz también juega a engañar o crear ilusiones ópticas —luces eléctricas que no desvelan sino deslumbran, y efectos de luz que transforman un espacio de la dimensiones del Teatro Circo Price en un lugar íntimo y acogedor. Si soy sincera, no sé muy bien hasta qué punto o de qué manera llegó este aspecto de la creación. Eso sí, durante los meses de preparación JJ Lyon y yo trabajamos en el paisaje sonoro, donde cada composición fue elaborada a partir de un banco de grabaciones de insectos pasado por procesos eléctricos con el sintetizador del Mac. La intención era generar texturas y ritmos que para mí evocaban un campo con cuerpos eléctricos. Reconozco también en este parte del proceso, momentos de autocomplacencia, de dejar a JJ Lyon crear mezclas con graves que reverberasen por la cavidad del Price o por la muralla de Ávila. 

Foto: Guillermo Laplaza Torre

Hasta ahora no hecho demasiado público que Elektri(c)k es un caso de estudio para mi doctorado sobre la relación entre la luz y la coreografía. Bajo la supervisión de Dr. Rachel Hann y Dr. Adam Alston, estoy encauzando un trabajo que indaga en las decisiones coreográficas que realizan los artistas y coreógrafos en luces deslumbrantes y atenuantes. Es un trabajo filosófico que quiere habitar en lo poético de nuestra relación con la iluminación escénica. El estudio se redacta con un telón de fondo eco-político que pone en cuestión como usar pero no abusar del uso de materiales y consumo energético en nuestro campo escénico. Es complejo, me cuesta, pero es la razón por la cual insisto en el estudio.

Foto: Guillermo Laplaza Torre

A la hora de organizar el espacio escénico y la iluminación de Elektri(c)k pude jugar con los materiales colgados y las atmósferas que quería generar, una vez que el rigging y distribución de aparatos estaba claro. Iluminar el circo siempre, mas que en otros artes escénicas, tiene presente una ética de cierto compromiso —es decir se tiene muy en cuenta las líneas de visibilidad del aparato o objeto del artista, y en mi experiencia siempre se ha pedido al artista como mejor conviene que esté dirigida la luz y con qué intensidades. Una vez que se ha establecido una base de entendimiento se puede empezar, poco a poco, a subvertir las reglas acordadas para intentar ampliar la gama de memorias y riesgos que se pueden tomar con la iluminación. Intenté que los nuevos retos que abarcaron las artistas en Crece —entre ellos triple alturas andando, ejecutando coreografías acróbatas creadas en una cuestión de horas e invirtiendo sus roles habituales de portor/ágil— tuvieran tiempo alocado para ensayos con las luces. 

Foto: Guillermo Laplaza Torre

Diferente a las otras ediciones de Crece en las que había trabajado era el tiempo permitido al proyecto. Lejos de asustarme decidí tomar el reto como un positivo. Antes de iniciar el proceso comuniqué con claridad cómo quería jugar, investigar y aprovechar los pocos días que fuéramos a tener de convivencia artística. Eso sí, reconozco que el trabajo logrado solo fue posible por el equipo excepcional que se formó —artistas marcadas por sus cualidades de generosidad y responsabilidad además de una capacidad increíble para captar y generar material coreográfico, y responder a situaciones adversas o inesperadas. Sobre todo, tengo la sensación que en todo el proceso se llevaban por delante el ‘sí’; ellos confiaban en mí, confiaban en el otro y en las propuestas de nuestro diseñador Matias Zanotti; tomaron los nuevos retos con mucho agarre, paciencia y destreza. Por mi parte también disfruté mucho la coordinación de los equipos de producción, luminotécnica y sonido, sastrería, los creativos, el rigger Quim, Javier, el padrino discreto de Crece, los equipos de prensa y Paula con su ojo deleitoso. La creación se hizo trabajando con todas aquellas personas invisibles y a su vez tan imprescindibles, con sus buenas dosis de empeño y pasión para que el proyecto Crece se puede realizar. Y seguiré reflexionando en Elektri(c)k, no solo porque me lo obliga el doctorado, sino por la necesidad de contemplar ya con cierta distancia el proyecto y sobre todo, para poder re-vivir, re-imaginar y recordar desde la luz por atrás de mis ojos, la dedicación, juego y entrega de los jóvenes artistas —Julio, Annika, Nicole, Melissa, Franceso, Maiol, Luca, Diana y Nikolas. GRACIAS de corazón. 


Michelle Man
Linlithgow, Escocia 26.12.19

 Foto: Intrepi2

24 de diciembre de 2019

Reflexión de Diana

Haber podido participar en el proyecto CRECE ha sido una experiencia muy gratificante y positiva. Conocer a gente de diferentes escuelas y poder compartir una creación juntos ha hecho que sea una experiencia muy enriquecedora. Hemos tenido que aprender a trabajar con compañeros que no conocíamos y hemos tenido la suerte de contar con Michelle Man como directora,  ella supo como guiarnos y supo como hacernos sentir que eramos un equipo.

Para mi, uno de los puntos que más me costaron de esta experiencia, fue que entré a formar parte del equipo en el último momento, ya que me llamaron el día de antes para sustituir una baja. Eso hizo que al principio estuviese un poco perdida ya y además estaba cansada ya que venia de una experiencia anterior bastante intensa y apenas había descansado.

En definitiva, el grupo que formamos todos junto a Michelle hizo que CRECE se convirtiese en una experiencia muy enriquecedora y en la cual pude aprender mucho, disfruté del tiempo con mis compañeros y puedo decir que me quedo con muchos recuerdos y momentos de alegría.

Diana

11 de diciembre de 2019

Reflexión de Nicole

O que mais gostei do CRECE foi ter o espaço para apresentar e testar novas coisas em cena com o publico; como por exemplo o "organetto" era algo que não estava no meu dia-a-dia como artista. E ter tido a possibilidade de testar isso fez com que descobri um novo lado meu em cena, e isso vale muito!


Muito interessante ver e viver a experiência de criação de um espetáculo em tão pouco tempo, e posso dizer que no final é uma pena não apresentar-lo mais depois do PRICE, gostaria de poder ter tido a ocasião de seguir em fazer-lo. Mas na vida é assim: o que é bom, dura pouco.
Como sugestão: - Continuar a deixar ainda mais espaços abertos para os artistas provarem coisas.

A equipe CRECE é Super e foi uma experiência de verdade incrível!!

Obrigada novamente.

Nicole.

10 de diciembre de 2019

Reflexión de Mélissa

Uma palavra que resume a minha experiência no Crece 2019: aventura!

Foram 3 semanas de partilha com pessoas muito especiais e com um grupo positivo e sempre disposto a trabalhar.

Foi um projeto muito enriquecedor por vários motivos: encontros, lugares, motivação, técnica…

A mais do resto dos artistas, foi incrível trabalhar com a Michelle; ela nos escutava muito e nos deixava muito livre de propor coisas.


Pessoalmente gostei de apresentar em Ávila e não poder fazer quadrante, foi um desafio que me fez crescer e valorizar ainda mais a chegada ao Circo Price que é enorme e condições geniais!

Agradeço a toda a equipa de Carampa pela organização e acolhimento que recebemos durante todo o tempo que estivemos em Madrid.

Nota pessoal a apontar sobre o Crece, falta de consciência ecológica! Mas também não era muito mal!

Mélissa

14 de septiembre de 2019

Prensa 8

SuzyQ - Revista de danza hace una crítica del espectáculo firmada por Omar Khan con fotografías de Guillermo Latorre

https://susyq.es/actualidad/854-crece-2019-circo-price?fbclid=IwAR0e159gQvfitqhk2XApW4B3mJ-6DpzZ4nLRSVyUSGZMS_V0WqLq8wv3urE



 Foto:  Guillermo Latorre